Areas del proceso linguistico.

Areas del proceso linguistico.Licda. Natalia Calderón Astorga. M.Sc.

Es importante enumerar y describir tres grandes aspectos o áreas dentro del proceso de adquisición lingüística, como son el lenguaje receptivo, el lenguaje expresivo y el lenguaje articulado; así como algunos indicadores de cada uno de ellos que permiten conocer el grado de dominio que los (las) niños (as) tienen en esas áreas.

Lenguaje receptivo:

Permite comprender el lenguaje y adquirir el significado de las palabras, o sea lo que el niño almacena, y va formando la base para el desarrollo de la semántica en el lenguaje oral.

Son indicadores del lenguaje receptivo:

- Percepción y discriminación auditiva de palabras, frases y oraciones.
- Memoria auditiva.
- Ejecución de órdenes.
- Seguimiento de instrucciones.
- Entiende el significado del lenguaje que escucha y sus respuestas son adecuadas.

El niño (a) presenta dificultades en el lenguaje receptivo cuando se observa dificultad para entender el lenguaje hablado, pudiendo presentar alguna de las siguientes características:

- Pregunta constantemente ¿Ah? ¿Qué?
- No logra comprender el significado de oraciones largas.
- Le es difícil seguir instrucciones complejas y sencillas
- Por lo general imita o sigue conductas de comunicación que presentan sus compañeros de clase.

Lenguaje expresivo:

El lenguaje expresivo es el que le permite al niño expresarse por medio de gestos, señas o palabras.

El lenguaje expresivo verbal está determinado por los siguientes indicadores:

- Vocabulario adecuado y preciso.
- Combinación de palabras en frases y oraciones.
- Construcción gramatical de oraciones.
- Ordenamiento lógico y secuencial del mensaje.
- Evita la repetición innecesaria de fonemas, palabras y/o ideas.

Lenguaje articulado:

La articulación constituye la última etapa del desarrollo del lenguaje y se considera como la habilidad para emitir sonidos, fusionarlos y producir sílabas, palabras, frases y oraciones que expresan ideas. Así mismo, la articulación se relaciona con el adecuado funcionamiento de los órganos del aparato fonoarticulador.

Algunos indicadores del lenguaje articulado:

Pronunciación correcta de los fonemas.
Capacidad articulatoria para unir y enlazar fonemas para formar sílabas y palabras.
Fusiona los fonemas en palabras, frases u oraciones que expresan ideas.


COMPONENTES DEL LENGUAJE ORAL

El lenguaje es un sistema complejo integrado por distintos módulos o componentes los cuales se pueden agrupar en formales (sintaxis, morfología y fonología) de contenido (semántico) y de uso (pragmático). Algunos autores integran además la prosodia o entonación que puede modificar el significado literal de las palabras, de las frases y del discurso. (Ver tabla).

Cualquier lenguaje está organizado como una jerarquía de estructuras: discurso, frases, palabras, morfemas y fonemas. Cada nivel de jerarquía está gobernado por su propio sistema de reglas, como en el caso de las reglas fonológicas que especifican qué fonemas pueden y cuáles no pueden ir juntos en un lenguaje.

Para lograr un desarrollo óptimo del lenguaje oral, es indispensable ampliar la base comunicativa hacia lo significativo y lo expresivo, buscando la coherencia entre todos los componentes del lenguaje.

Cada uno de ellos puede observarse en el desarrollo lingüístico del (la) niño(a), incluso, puede detectarse si cada uno de éstos siguió una evolución diferente dentro del proceso, así como si cada uno de los componentes está afectando a los otros o no. Por ejemplo se sabe que la sintaxis es un sistema de reglas que organiza las palabras en frases. Las frases son representadas mentalmente de dos modos: como estructura superficial, es decir, la secuencia de oraciones tal y como es leída o hablada, y la estructura profunda que se refiere más directamente al significado de las oraciones. La tarea del oyente es la comprensión de la estructura profunda a partir de los datos. Si se da la coherencia entre los diferentes componentes, la comprensión del mensaje será fácilmente lograda por el receptor. Es importante, además de útil evaluar la expresión oral y escrita constituida por los componentes del lenguaje y la forma como ellos se relacionan mutuamente dentro de situaciones comunicativas auténticas.

TABLA COMPONENTES DEL LENGUAJE

FORMALES DE CONTENIDO DE USO PROSODIA
Sintaxis
Morfología
Fonología
Semántica Pragmática Entonación



Fuente: Acosta, V. y Moreno, A. (1999)

Para una mejor identificación y caracterización de cada uno de estos componentes, se hace referencia a cada uno de ellos por separado, aún cuando dentro del proceso de comunicación se interrelacionen y complementen.

Sintaxis:

Para Hernández, A y Ortiz, R. (2002), la sintaxis se concentra en el orden de la colocación de las palabras y en las reglas que determinan su relación con otros elementos de la oración.

Es la parte de la gramática que describe las estructuras del lenguaje e incluye reglas para combinar palabras en la formación de frases (la frase es la unidad más pequeña a la que se pueden aplicar los conceptos de verdad o falsedad).

Es fundamental su uso, para un eficaz enlazamiento y ordenamiento de las palabras en la oración y de éstas dentro de un párrafo.

Dockrell, J. y McShine, J. (1997), la explican como un conjunto de principios que determinan cómo se pueden combinar las palabras de una forma gramatical.

La importancia de la sintaxis en la comunicación se basa en que orienta la construcción adecuada de las oraciones, dando como resultado una expresión oral coherente. En términos simplificados, la sintaxis es el orden y la estructura de las palabras y frases dentro de la gramática. Incluye el dominio de las relaciones entre las palabras dentro de las oraciones y de cómo expresar estas relaciones. Cada elemento sintáctico constituye una unidad funcional. Así, que no es suficiente que el niño o la niña conozcan los significados individuales expresados en “delfín”, “niña”, “jugar”, sino también que sepa asociar estos significados a su función dentro de la oración.


Morfología:


Santiuste, V y Beltrán. J (1998), señalan que la morfología se dedica al estudio de las unidades más pequeñas del lenguaje que tienen sentido así como las reglas que determinan la estructura de las palabras y de sus formas variadas.

Para Escoriza, J. (1999), es aquella parte de la gramática que proporciona reglas para combinar morfemas en palabras. Un morfema es la unidad lingüística más pequeña con significado propio.

También se refiere a la estructura de las palabras, las cuales se pueden descomponer en partes más pequeñas denominadas afijos: prefijos y sufijos. Como lo indica su nombre, la morfología se encarga de estudiar la estructura interna de las palabras desde la perspectiva de sus formas.

Es válido rescatar que el componente morfológico genera formas “palabras” para el componente sintáctico.


Fonología:


Según Nieto, M. (1994), el origen de esta función se ubica desde el estadio sensorio motriz, cuando el bebé succiona, deglute, eructa, llora, grita y emite sonidos. Todo este incipiente sistema de sonidos permito ejercitar los órganos que intervienen en la articulación de los fonemas (lengua, labios, paladar, mandíbula, entre otros).

Para Acosta, V. y. y Moreno, A. (1999), la fonología se interesa por el estudio de la organización de los sonidos en un sistema valiéndose de sus caracteres articulatorios y de la distribución o suma de los contextos en que pueden aparecer. Lo que indica que la fonología intenta entender la influencia que los sonidos tienen unos sobre otros, dando sentido a los datos fonéticos y analizando elementos que permitan reconocer el mismo sonido.

Para terminar se recuerda que la fonología se distingue de la fonética, porque esta última estudia la sustancia de los sonidos, es decir la pronunciación de los sonidos.


Semántica:


Para Valverde, H. (1997), la semántica se refiere al significado del lenguaje, y ésta se encarga de la integración del concepto verbal.

Santiuste, V. y Beltrán, J. (1998), afirman que la semántica analiza el contenido o significado de las palabras. Este aspecto se ve ampliamente influido por las interacciones sociales del niño así como por las características culturales del medio.

Según Acosta, V. y Moreno, A. (1999), el estudio de la semántica se centra en el significado de la palabras y de las combinaciones de palabras.

De aquí se concluye que la semántica es “lo que tiene significado”, su finalidad es establecer el significado de los signos y su influencia en lo que la gente hace y dice. Es el que se relaciona por tanto con el significado e incluye el conocimiento de las categorías conceptuales del lenguaje, de las palabras y expresiones (léxico).


Entonación:

Cruz, L. (2000), define la entonación como las variaciones del tono o altura tonal de la voz cuando se habla. Estas variaciones se dan en las palabras, en las frases y en las oraciones y son muy significativas en el lenguaje cotidiano, por cuanto abarcan las cuestiones relacionadas que afectan la articulación melódica del texto en forma ascendente o descendente y también el acento.


Pragmática:


La pragmática estudia el funcionamiento del lenguaje en contextos sociales, situacionales y comunicativos, es decir, analiza las reglas que explican o regulan el uso intencional del lenguaje, teniendo en cuenta que se de trata de un sistema social que dispone de normas para su correcta utilización en contextos correctos.

Este componente reviste una especial importancia, pues sin él se limitaría la funcionalidad del lenguaje. Hernández, AL. y Ortiz, R. (2002), la conceptualizan como una encrucijada entre el lenguaje como sistema y las metas e intenciones de la comunicación humana. Esto porque el desarrollo de las habilidades pragmáticas comienza antes del uso del lenguaje propiamente dicho. La perspectiva pragmática plantea que, además de la adquisición por parte del niño (a) del léxico y de las reglas estructurales del lenguaje, ellos aprenden, a nivel implícito, otro conjunto de reglas referidas al momento apropiado para expresar determinados actos de habla, para permanecer en silencio, para emplear un determinado nivel (culto, popular) y registro de habla (formal, informal, familiar, coloquial). En síntesis, dominar un lenguaje es, entre otras cosas, manejar los componentes semánticos, sintácticos, fonológicos y pragmáticos de su sistema y relacionarlos mutuamente.


Funciones del lenguaje:


Es de gran relevancia enfocar la atención en cómo los niños y niñas utilizan el lenguaje en sus distintas situaciones comunicativas; es decir, cómo lo emplean en contextos determinados.

 

Función  Descripción
Instrumental Los niños la usan cotidianamente y en la medida que ellos van siendo usuarios más competentes, su lenguaje instrumental va logrando formas más complejas de persuasión y argumentación.
Regulativa Significa utilizar el lenguaje para controlar la conducta de los otros o para lograr que ellos hagan lo que el hablante desea. El lenguaje regulativo incluye dar órdenes, establecer normas o, en niveles más sutiles, manipular y controlar a los otros.
Interactiva Es utilizada para establecer y definir las relaciones sociales. Puede incluir negociaciones, estímulos, expresiones de amistad, anécdotas, y otras manifestaciones típicas.
Personal Se utiliza para expresar individualidad y personalidad. La expresión de sentimientos y de opiniones. Mediante la función personal del lenguaje, los niños se dan a conocer, relatan sus propias vidas, establecen identidad, construyen autoestima y desarrollan su autoconfianza.
Imaginativa Es utilizada para crear un mundo propio, para expresar fantasías a través del juego dramático, la poesía, cuentos, relatos. Esta función, si no es estimulada tiende a desaparecer con el paso de los años.
Heurística Se utiliza para explotar el ambiente, para investigar, adquirir conocimientos y comprensión; es el lenguaje de la indagación y la base del pensamiento científico.
Informativa Es usada para comunicar información, para dar a conocer hechos o conclusiones de ellos.


Dentro de las funciones del lenguaje encontramos otras categorizaciones realizadas por diferentes autores, quienes proporcionan distinciones para observarlas. Lo fundamental es saber distinguir las funciones en cada contexto o situación dada.


BIBLIOGRAFÍA.

1. Acosta, V. y Moreno, A. Mª. (1999). Dificultades del lenguaje en ambientes educativos.

2. Barcelona, España. Editorial Masson, S.A.

3. Ascoaga, J. (1977). Trastornos del lenguaje. Buenos Aires, Argentina. Editorial El Ateneo.

4. Barzote, A. y Retana, C. (s.f.) ¿Qué aprenden los niños cuando aprenden a hablar? Desarrollo lingüístico y cognitivo en los primeros años. Editorial: AIQUE

5. Berko, J. y Bernstein, N. (1999). Psicolinguística. España. Editorial McGraw-Hill. Interamericana de España, S.A.

6. Berth, L. (1999). Desarrollo del niño y del adolescente. España: Editorial CEPE.

7. Borbón, P. y otras (2004). Adaptación y Estandarización de la “Batería de Evaluación de la Lenguaje Española para niños mexicanos de 3 a 11 años de edad” (BELE) con niños y niñas costarricenses de 4 a menos de 10 años de edad de la Gran Área Metropolitana. Tesis para optar el grado de licenciatura en Trastornos del Lenguaje Oral y Escrito, Universidad Católica de Costa Rica.

8. Campos, L. y Hernández R. (2002). Acciones pedagógicas para la prevención de dislalias funcionales en niños y niñas de 2 a 6 años. Tesis para optar el grado de licenciatura, Universidad Católica de Costa Rica.

9. Condemarín, M. y Otros. (1978). Madurez escolar. Chile. Editorial CEPE.

10. Condemarín, M y Medina, A. (2002). Evaluación Auténtica del Lenguaje y la Comunicación. España: Editorial CEPE.

11. Corredora, T. (1973). Defectos de la Dicción Infantil. Buenos Aires. Editorial Kapeluz.

12. Cruz, L.D. (2000). La voz y el habla. San José, C.R. EUNED.

13. Del Río. M.J. (1997). Lenguaje y comunicación y personas con necesidades especiales. Barcelona, España. Editorial Martínez Roca.

14. Dockrell, J. y Mc. Shine J. (1997). Dificultades de aprendizaje en la infancia. Un enfoque cognitivo. Barcelona, España. Editorial Paidós.

15. Escoriza, J. (1999). Dificultades de aprendizaje e intervención psicopedagógica. Barcelona, España. Editorial de la Universidad de Barcelona.

16. Greene, J. (1980). Psicolinguística: Chomsky y la psicología. México.

17. Ingram, D. (1983). Trastornos Fonológicos en el Niño. Barcelona, España. Editorial Médica y Técnica.

18. Michnick, R. y Hirsh, K. (2001). ¿Cómo hablan los bebés? México, D.F.: Oxford.

19. Miretti, M. (2003). La lengua oral en la educación inicial. Santa Fe. Argentina. Editorial: Rosario: Homo Sapiens.

20. Monfort, M. y Otro. (2002). El niño que habla. Madrid: General Pardiños.

21. Monfort, M. y Juárez, A. (1987). El niño que habla. El lenguaje oral en preescolar. Madrid. Editorial: CEPE.

22. Nieto, M. (1991). Anomalías del Lenguaje y su Corrección. México Pascual, P. (1995).

23. Puyuelo, M. y Otros. (2000). Evaluación del lenguaje. Barcelona: MASSON.

24. Quilis, A. y Otros. (1990). Lingüística Española Aplicada a la Terapia de Lenguaje. Madrid España. Editorial Credos. S.A.

25. Santibáñez, J.D. (2001). Manual para la evaluación del aprendizaje estudiantil. México, D.F. Editorial Trillas.

26. Santiuste, V. y Beltrán, J. (1998). Dificultades de Aprendizaje. Madrid, España. Editorial Síntesis.

27. Sos, A. Sos, M. (2002). Logopedia Práctica. Barcelona, España. Editorial CISSPRAXIS.

28. Tarnapol, L. (1976). Guía Médica y Pedagógica: Dificultades para el aprendizaje. México. Tipografía Benito Juárez. S.A.

29. Torres, L. (1996). ¿Cómo detectar y tratar las dificultades del lenguaje oral? España. Editorial Ceac, S.A.

30. Valverde, H. (1997). Lenguaje y estudios sociales para preescolar II. San José, Costa Rica. EUNED.



¡Con pequeños pasos, grandes avances…!
CENTRO ESPECIALIZADO EN LENGUAJE Y APRENDIZAJE